A principios de 2019, Charlie VandeMeer murió a los 84 años de edad. Durante décadas, miles de personas lo conocieron como Tío Charlie, el conductor nacional del programa de radio Children Bible Hour [Hora bíblica para niños]. El día antes de pasar a la eternidad, le dijo a un buen amigo: «Lo importante no es qué conozco, sino a quién conozco».

Aun al enfrentar el final de su vida, Tío Charlie no podía evitar hablar de Jesús y de la necesidad de las personas de recibirlo como Salvador personal.

El apóstol Pablo consideraba que conocer a Jesús es la tarea más importante: «estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él» (Filipenses 3:8-9). ¿Y cómo conocemos a Jesús? «Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo» (Romanos 10:9).

Podemos conocer información sobre Jesús, conocer todo sobre la iglesia e incluso estar familiarizados con la Biblia, pero la única manera de conocer a Jesús como Salvador es aceptar su regalo gratuito de la salvación. Él es Quien necesitamos conocer.