Elena abrió el buzón y vio un paquete con la dirección de su querida amiga. Pocos días antes, le había contado sobre una lucha relacional. Con curiosidad, lo abrió y encontró un colorido collar de yute con cuentas, acompañado de una tarjeta con el eslogan de una compañía —«Dilo en código Morse»— y la traducción del sabio mensaje escondido en el collar: «Busca los caminos de Dios». Elena sonrió mientras se lo ponía en el cuello.

Proverbios es una compilación de dichos sabios; muchos escritos por Salomón, declarado el hombre más sabio de su tiempo (1 Reyes 10:23). Invitando al lector a escuchar la sabiduría y evitar la necedad, comienza con su mensaje básico en Proverbios 1:7: «El principio de la sabiduría es el temor del Señor». La sabiduría —saber qué hacer y cuándo— viene al buscar los caminos de Dios. En los versículos introductorios, leemos: «Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre; porque adorno de gracia serán a tu cabeza, y collares a tu cuello».

Con su regalo, la amiga había dirigido a Elena a enfocar su atención en la Fuente de sabiduría que necesitaba para encontrar ayuda: «Busca los caminos de Dios».

Honrando a Dios y buscando sus caminos, recibiremos sabiduría para todo lo que enfrentemos en la vida. Sin excepción.