Dios, “que es rico en misericordia”, abrió un camino para que escapes del juicio final que merecías por tu pecado, para librarte de las cadenas de Satanás y de su esclavitud. Él dio a su único y amado Hijo, para que muriera en tu lugar. El Señor Jesús dio su vida en la cruz, derramó su sangre con el fin de pagar tu rescate. Para liberar a los hombres del poder del pecado y de la muerte fue necesario pagar un precio mucho más alto que el valor de todo el oro y la plata del mundo: “La sangre preciosa de Cristo”, dice la Biblia. “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir… no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:18-19).

Debido al pecado, la muerte tenía tal control sobre la humanidad, que la única manera de romperlo era que el Hijo de Dios viniera y muriera en lugar del pecador. “Jesucristo… se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2:5-6). La buena nueva es para todos los hombres, nos habla de una gran salvación ofrecida gratuitamente a todos, pero solo se benefician de ella los que con todo su corazón creen que Jesús es el Hijo de Dios y lo aceptan como su Salvador personal.

La Biblia, la Palabra de Dios, dice claramente: “Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Y aún más, nos promete que “todo aquel que en él [Jesús] cree”, recibirá la remisión de los pecados. “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23).